sábado, 22 de octubre de 2016

Tuyu



Abrí la ventana, y entró esa brisa de aire fresco, eras tú. Sin saber quien eras, ni a donde ibas. En un momento estabas dentro, y en otro ya estabas fuera, volando lejos de aquí. Tras de si, dejaste el sonido de la lluvia, los arboles dorados y la tierra mojada.

Todo era ruido, y de repente, el silencio. Un abrir y cerrar de ojos, un sueño: aquel momento.
La sonrisa, las miradas, las palabras, los silencios, los besos, el adios. Volvió el ruido; y después la confusión.

Has barrido el agua con desierto, y al final he vuelto.  Bendita inspiración que de ti, tantas noches he repudiado; tras el manto oculto, finalmente te has desvelado.  Serás decepción, atroz sensación; humana conclusión.

domingo, 29 de marzo de 2015

Lu wen

Bajo el faldón de la prudencia te buscaba; sobre el telón de la vergüenza te encontré; pues no quise darme cuenta, y sin orgullo me quede.

Daño me hizo, en mis fantasías respuestas hallar; a lo que meramente era, pura casualidad.
Aprendido está, en la experiencia escrito resta, que quien sólo sueña, nada apresta.

Ahora honesto, te confieso,
que no hay naufragio inesperado;  ya que en  otro barco me hallo refugiado. Mas no resten estos versos a mi constancia importancia; pues tu amor a esperar estoy preparado, si en mi corazón lo añorado se viese aliviado (Iván Sanmar)

viernes, 27 de marzo de 2015

Yu Pin

Es posible, y no te niego, que tal vez mi visión esté distorsionada por el daño del tiempo; que seas tan sólo parte de mi propio lienzo, un telón en blanco adornado por mi ingenio. Mas en mi memoria nunca has muerto y por ello rompo hoy las cadenas de mi silencio; que por mis dudas ya fui condenado y por mi poco orgullo nunca seré perdonado; que por imposible tu amor lo di por perdido, y aún con miedo en el cuerpo, he ido dejando pasar cada momento.